Se agudizan las crisis humanitarias en África a causa de las sequías

Según el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), Zimbabwe afronta los peores índices de desnutrición de los últimos 15 años con casi 33.000 niños que necesitan tratamiento urgente por desnutrición grave.


La agencia de la ONU subraya que el número de familias que pasan hambre se ha duplicado en los últimos ocho meses a causa una sequía provocada por el fenómeno El Niño, que arrasa algunas partes del país. 

Christophe Boulierac, portavoz de UNICEF en Ginebra, explicó que según una encuesta de vulnerabilidad, casi 2,8 millones de personas de las zonas rurales en Zimbabwe, el 30% de la población, requiere asistencia alimentaria. "Entre ellos, casi un millón y medio son menores de 18 años”, especificó el portavoz en una conferencia de prensa. 

Otro organismo de la ONU, la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), advirtió que Etiopía también afronta una crisis de gran envergadura debido a la sequía causada por el fenómeno El Niño, el más fuerte que se haya registrado hasta ahora.

En este contexto, el gobierno y la comunidad humanitaria consideran una revisión de los fondos solicitados para 2016 de modo a cubrir las crecientes necesidades. En diciembre del año pasado, el llamamiento fue de 1.400 millones de dólares para atender a más de 10 millones de personas afectadas por la inseguridad alimentaria, la desnutrición y la escasez de agua en Etiopía.

FAO y PMA advierten de efectos devastadores de El Niño en la seguridad alimentaria del África austral
El sur de África sufre una intensa sequía que se ha extendido y agudizado debido al fenómeno de El Niño, afectando gravemente la temporada agrícola 2015-2016 y, por ende, poniendo en riesgo la seguridad alimentaria en los países de la región.

En un comunicado conjunto, la FAO, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y varios organismos más señalaron que Zimbabwe, Malawi, Zambia, Sudáfrica, Mozambique, Botswana y Madagascar padecen la peor sequía en 35 años. 

Indicaron que si bien es prematuro cifrar cuánta gente sufrirá la falta de seguridad alimentaria este año y el siguiente, es previsible que aumente significativamente el número de personas que precisen asistencia humanitaria para comer y recuperar sus medios de vida.

Las agencias indicaron que los pronósticos de diversas fuentes son unánimes en predecir una continuación de lluvias por debajo del promedio y temperaturas superiores a la media en la mayor parte de la región para el resto de la temporada de crecimiento de las siembras, de por sí tardías por la falta de lluvias.

Como consecuencia, añadieron, hará falta ayuda adicional para que las familias que no puedan procurarse sus alimentos puedan afrontar una larga temporada de carestía en 2016.

Durante el próximo año, estos paises y los organismos de ayuda internacional deberán prepararse para afrontar los niveles de inseguridad alimentaria y población afectada más altos desde la crisis alimentaria de 2002-2003.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada