España anunció este miércoles que se suma a la campaña Mares Limpios de ONU Medio Ambiente.
La 14° economía más grande del mundo se une a la iniciativa que busca limpiar los mares de plásticos y que cuenta con el respaldo de 32 estados miembros.
“En los últimos seis años hemos desarrollado la nueva Estrategia Marina de España y uno de sus objetivos principales es abordar la cuestión de la basura que termina en los océanos”, dijo Raquel Orts Nebot, Directora General de Sostenibilidad de la costa y el mar de España. “En este sentido, confirmo que España se une a la campaña de ONU Medio Ambiente sobre la limpieza de los mares, con el firme propósito de apoyar esta iniciativa global y contribuir a su impacto en todo el mundo”.
El plástico causa importante de daños ambientales y problemas de salud. Contamina el medio ambiente; mata aves, peces y otros animales que lo confunden con alimentos y perjudica los destinos turísticos y la pesca.
Sin embargo, el uso de plástico sigue creciendo. Cada año, 8 millones de toneladas son arrojadas a los océanos cada año.Gran parte de este desperdicio está compuesto por plásticos desechables, como vasos, bolsas, pajitas, botellas y microplásticos (pequeñas partículas) provenientes de productos cosméticos. Si mantenemos el ritmo actual, para 2050 habrá más plástico que peces en los océanos. En el Mediterráneo, recientemente se destacó el crecimiento de una masa de residuos plásticos con concentraciones similares a la isla de basura del Pacífico Norte.
La campaña Mares Limpios pide a los gobiernos que creen leyes nacionales eficaces y estímulos para que las empresas y los ciudadanos produzcan y consuman de forma más sostenible.
Indonesia se ha comprometido a reducir la basura marina en un 70%, Canadá ha incluido los microplásticos en la lista de sustancias y Nueva Zelanda, Reino Unido y EE.UU. las han prohibido.



Si bien el cambio climático, los conflictos y la migración forzada afectan severamente al continente africano, están interconectados y se deben de enfrentar juntos, resaltó este jueves una reunión auspiciada por el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas en Nueva York.


Las mujeres, que son las primeras víctimas del cambio climático en situaciones de conflicto violento, inestabilidad política o de crisis económica, deben ser parte de la lucha.



“Las mujeres son agentes de cambio gracias a su importante conocimiento autóctono, que pueden ayudar a encontrar soluciones para responder al cambio climático”, afirmó este jueves Liberata Mulamula, la directora del Instituto de Estudios Africanos en la Universidad George Washington y ex embajadora de Tanzania en los Estados Unidos, en un evento de alto nivel celebrado en la Sede de la ONU, donde los participantes debatieron acerca de la conexión entre cambio climático y migración en África, y de sus implicaciones para la paz y la seguridad en el continente.



Recordó que la Red de Mujeres Líderes Africanas, lanzada hace algunos meses por la Comisión de la Unión Africana, las Naciones Unidas y la República Alemana, busca fomentar el liderazgo de las mujeres en la gobernanza, la paz y la seguridad, con el propósito de transformar África, en particular al enfrentar la relación entre cambio climático, migración y conflicto.



La Red tiene como objetivo realizar actividades concretas y sostenibles a favor de las mujeres en África. Mulamula detalló que, en los últimos meses, se emprendieron misiones de solidaridad en Nigeria y la República Democrática del Congo, bajo el liderazgo de la Vicesecretaria general de la ONU, Amina Mohammed, con el fin de apoyar a las mujeres afectadas por el impacto del cambio climático y de los conflictos armados.



“La promoción de la paz, la estabilidad y el desarrollo en África solo puede ser alcanzada a través de esfuerzos coordinados y con la participación activa de las comunidades locales y todas las partes”, aseveró la diplomática.



La reunión tuvo lugar en el marco de la Semana de África, que se celebra en la ONU del 16 al 20 de octubre, con el propósito de resaltar los avances y logros en los ámbitos del desarrollo social, económico, político y ecológico.



El evento anual, que fue lanzado en el 2010, es organizado por la oficina del Asesor Especial para África.



BioCultura Madrid sigue creciendo. Este año tendremos un 56% más de espacio expositivo,  y, por tanto, más expositores, más actividades y más público. Todo está en marcha ya para que Ifema, del jueves 9 al  domingo 12 de noviembre, sea una fiesta de la ecología. Este año, la comunidad autónoma protagonista es Galicia.

La 33 edición de BioCultura llega a Madrid con la fuerza del sector ecológico, que está viviendo su momento dulce. Ángeles Parra, directora de la feria, nos dice: “BioCultura es un reflejo del sector ‘bio’ y está claro que el sector ecológico está en plena explosión. Pues la feria no iba a ser menos. Estamos en un momento muy importante para el sector orgánico. Estamos en plena democratización del consumo ‘bio’. Esto tiene sus virtudes y sus peligros. La feria también se hace eco de eso con una jornada dedicada al momento que estamos viviendo y al paso de los productos ecológicos a las grandes superficies”.



GALICIA
BioCultura Madrid tiene como comunidad autónoma protagonista del año a Galicia. José Antonio Fernández es uno de  los hombres más conocidos del sector y vicepresidente del CRAEGA, el Consello Regulador da Agricultura Ecolóxica de Galicia. Ha dicho: “Estamos ultimando todos los detalles; apostamos por una imagen diferenciadora del resto de participantes. Realizaremos diversas actividades a lo largo de la duración de la feria para llevar el sabor de los productos certificados de Galicia a las miles de personas que se darán cita en Ifema en la próxima edición. Aconsejo al público asistente que nos visite, estaremos presentes más de treinta de empresas gallegas”.

BIOCULTURA, XXXIII AÑOS EN MADRID
Vida Sana celebra con la edición 2017 de BioCultura Madrid su 33 edición en la capital del Estado. Serán más de 20.000 referencias de productos de alimentación ecológica, el sector que conforma el mayor sector de la feria. La alimentación “bio” en BioCultura está acompañada de otros sectores como son productos para la higiene y la cosmética con ingredientes certificados; textil orgánico; bioconstrucción y ecomateriales, muebles y decoración para la vivienda; energías renovables; economía del bien común, terapias y medicinas complementarias; ahorro y reciclaje; ecología; medio ambiente; turismo rural y casas de reposo; juguetes; artesanías; música; libros y revistas. En esta ocasión BioCultura dedicará un gran espacio al sector de la cosmética ecológica y la moda sostenible. Porque BioCultura representa una nueva forma de vivir, con respeto, armonía y sostenibilidad. Armonía exterior e interior. 

“DALE UN GIRO A TU VIDA”
El lema está muy claro: “BioCultura es la feria del gran cambio: dale un giro a tu vida”. BioCultura sigue creciendo, igual que todo el sector “bio”, mientras la economía petrodependiente nos conduce a la sexta extinción. Mientras los políticos, las instituciones gubernamentales, las grandes multinacionales y las entidades internacionales siguen ancladas en una visión manipulada de la realidad, aceleremos nosotros la transición con cambios profundos en nuestros hábitos de vida hacia una sociedad en armonía con nuestro planeta. Para que cambie el mundo, es preciso que cambiemos primero cada uno de nosotros. Hay que darle un giro importante a nuestras vidas: nuestras formas de consumo y de vida son las que decantan el mundo hacia la destrucción o hacia la regeneración.  Las personas que giran hacen girar el universo también hacia un lado u otro: la interdependencia entre nosotros y el universo es absoluta. El regreso a una vida en armonía con la Tierra depende en gran medida de nosotros mismos, de nuestro giro de cada día, de nuestras elecciones cotidianas. 400 actividades paralelas a la feria forman parte de esa información y de ese importante giro que necesita nuestro mundo para sobrevivirse a sí mismo.

PARA PROFESIONALES
BioCultura es la cita para los profesionales que quieren acercarse al mundo de los productos ecológicos en el más estricto sentido del término. Cada uno de los sectores tiene así la oportunidad de conocer directamente a distribuidores y operadores y de realizar sus transacciones comerciales de una forma sencilla, directa y completa. Empresarios, tenderos, prescriptores, importadores, exportadores, cocineros, gerentes, directores de empresa, gestores de recursos humanos, ecochefs, nutricionistas, médicos y profesionales de otras muchas artes y disciplinas acuden a BioCultura porque saben que allí encontrarán lo que están buscando.

PARA CONSUMIDORES
La prioridad de BioCultura es que se multiplique el consumo “bio” interno dentro de las fronteras del estado. Se trata, sobre todo, de promocionar las virtudes de la alimentación ecológica ante la población. De que todo el mundo pueda conocer y amar los alimentos ecológicos y todo lo que está alrededor de ellos. Para ello, BioCultura acerca el productor al consumidor en forma de estands, de degustaciones en el showcooking, jornadas, mesas redondas, charlas, etc. Nadie puede llegar a amar algo que no conoce. 

UNA GUÍA PARA LA VIDA
BioCultura ofrecerá más de 400 actividades paralelas. Información libre e independiente, que pretende dar las claves para, con nuestras opciones de consumo y nuestros hábitos diarios, optar por una vida más acorde a nuestras necesidades y en armonía con los ecosistemas del planeta. Charlas, debates, conciertos, talleres, mesas redondas… Todo está encaminado a promocionar esas otras formas de vivir, de producir y de consumir que ya están aquí y que han venido para quedarse… 
Coincidiendo con BioCultura se celebrará la 11ª edición de MamaTerra, con una gran variedad de actividades lúdicas para los más pequeños: talleres de cocina, huerto biológico, talleres de reciclaje y energías renovables… Música, cine… para disfrutar en familia.

LAS CIFRAS
Más de 74.000 visitantes.
Más de 400 actividades.
Expositores: 820 (Alimentación ecológica: 58% con cerca de 20.000 referencias), Cosmética eco-natural: 11%, Terapias: 8%, Casa sana: 6%, Moda sostenible: 9% , Artesanías: 3%, Música y publicaciones: 3%, Turismo Responsable: 2%).

PRODUCCIÓN ECOLÓGICA EN ESPAÑA (Datos MAGRAMA)
Superficie en hectáreas: 1’97 millones de hectáreas
España, en el top ten mundial en consumo bio
Mercado español: 1.500 millones de euros
Gasto per cápita: 33 euros/habitante/año
Total de operadores (productores, elaboradores, comercializadores): 39.653.
Tasa de crecimiento anual del sector: 15-20%


TOMA NOTA
¿Dónde? Pabellón 8 y 10 - Feria de Madrid-IFEMA. Campo de las Naciones. Madrid
Cuándo: Del 9 al 12  de noviembre
Horarios: de 10 a 20h

Guía de actividades

Más info: www.biocultura.org

Las montañas ocupan 22% de la superficie terrestre en las cuales habitan 1.200 millones de personas que dependen de las reservas de agua, agricultura, hidroelectricidad y biodiversidad que estas proporcionan. Los factores que que preocupan a los habitantes y amantes de las montañas están relacionados con los impactos del cambio climático, como el deshielo de glaciares y el permafrost que contribuye a la caída de rocas y deslizamientos del terreno. Estas acciones representan una amenaza para las personas y el ganado y pueden ocasionar graves daños a cosechas y propiedades.

Las montañas se encuentran entre las regiones más sensibles al cambio climático. Algunos de los indicadores más visibles del cambio climático provienen de las zonas de montaña, como el retiro generalizado de los glaciares que se ha observado desde las regiones polares a las tropicales en las últimas décadas. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático IPCC viene destacando claramente la posición sensible de las zonas de montaña en sus informes.

Las montañas proporcionan agua dulce a la mitad de la población mundial y son el hogar de la mitad de todos los puntos calientes de la biodiversidad mundial. Son también áreas de recreo en un mundo cada vez más urbanizado. Esto plantea preguntas cruciales: ¿cómo afectarán estos servicios vitales al cambio climático? ¿Las zonas de montaña seguirán proporcionando la misma cantidad de agua dulce que en el pasado? ¿Cuál será la magnitud y el impacto del cambio climático en las montañas y sus tierras bajas adyacentes? ¿Dónde tendrán lugar los cambios y quiénes serán los más afectados?

Cambio Climático y Montañas

Según el informe de la FAO Montañas y Cambio Climático, se espera que las emisiones de gases de efecto contribuyan al calentamiento global en el período 1990-2100 en un promedio de entre 1,1 y 6,4 ° C, dependiendo de la liberación global de emisiones.

Este calentamiento no será uniforme, pero variará considerablemente entre diferentes regiones. En general, será mayor sobre la tierra y en las altas latitudes del hemisferio norte.

Las proyecciones de precipitación muestran aumentos en las regiones del monzón y en latitudes medias y altas, y una disminución en los subtrópicos. El área de nieve cubierta se reducirá en general y la mayoría de los glaciares y las capas de hielo perderán masa o desaparecerán a largo plazo.



El cambio climático es hoy una realidad, y algunas de las mejores pruebas, como el derretimiento de los glaciares las encontramos en las zonas de montaña. Muchos científicos creen que los cambios en los ecosistemas de montaña pueden dar una idea de lo que podría suceder actuando así como sistemas de alerta temprana.

Las montañas existen en muchas regiones del mundo. Ocupan posiciones muy diferentes en el globo y difieren en forma, extensión, altitud, cobertura vegetal y régimen climático. Por lo tanto, se verán afectados de manera diferente por el cambio climático. Sin embargo, comparten algunas características comunes relacionadas con el cambio climático:

En primer lugar, las zonas de montaña tienen una topografía marcada y compleja, por lo que sus climas varían considerablemente en distancias cortas. Por lo que las proyecciones de cambio climático son difíciles de hacer. Desafortunadamente registros de clima de montaña que permitan establecer proyecciones a largo plazo existen para muy pocas áreas tales como los Alpes europeos.

En segundo lugar, la temperatura cambia con la altitud. Los impactos de un clima más cálido son diferentes para diferentes elevaciones. Las áreas de las zonas de nieve o de congelación se verán afectadas especialmente, ya que podrían sufrir un desplazamiento en altura o desaparecer. Cada grado Celsius de aumento de temperatura hace que la línea de nieve aumente en altura en promedio unos 150 m, e incluso más en las zonas más bajas.
En estas regiones la precipitación cambiará de nieve a lluvia. La disminución en la cubierta de nieve conducirá a un calentamiento por encima de la media de las montañas, porque las superficies sin nieve absorben mucha más radiación que las superficies cubiertas de nieve.

En tercer lugar, el derretimiento de los glaciares y el permafrost desencadenarán la liberación de suelo y aumentará el peligro por desprendimientos de rocas, flujos de escombros y deslizamientos de suelo y lodo. Otro riesgo específico es el aumento de lagos glaciales y la amenaza de desbordamiento de los mismos.

En cuarto lugar, las montañas desempeñan un papel importante en la influencia de los fenómenos climáticos. Actúan como barreras para el flujo del viento, lo que induce mayor precipitación en barlovento, y precipitación reducida y temperaturas más cálidas en el lado de sotavento. Los cambios en los patrones de flujo del viento atmosférico podrían ocasionar respuestas de precipitación a nivel local en las zonas de montaña, que podrían ser mucho más acusadas que el promedio regional. Por ejemplo, las simulaciones de modelos muestran que en las montañas escandinavas, un flujo más húmedo de viento del oeste podría inducir hasta un aumento del 70% en la precipitación.







 

  • Acumuló 271 días con producción 100% renovable.
  • Desde el 18 de junio recurrió a fuentes de hidrocarburos solamente un día.

El Sistema Eléctrico Nacional (SEN) sumó 271 días de producción eléctrica 100% renovable en 2016 y, por segundo año consecutivo, sobrepasó el 98% de generación con cinco fuentes limpias en el acumulado del año.

Según datos preliminares, entre el 1 de enero y el 31 de diciembre, Costa Rica produjo 10.778,32 gigavatios hora (GWh), de los cuales 98,21% provino de fuentes renovables (Ver tabla), porcentaje similar al de 2015, cuando llegó a 98,99%.

Los números sobresalen en dos años con características particulares: 2015 fue afectado fuertemente por el fenómeno de El Niño, mientras que 2016 tuvo bajas precipitaciones en todo el país durante la mayor parte del año.

La optimización de los embalses de mediana y gran capacidad de almacenamiento del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) ha sido fundamental para mantener estos porcentajes.  El 17 de junio fue el último día de 2016 que fue necesario recurrir a la generación térmica. Ese día representó 0,27% de la producción eléctrica nacional.

La reconocida organización REN21 colocó a Costa Rica en 2016 como el país con la red eléctrica de mayor participación renovable del planeta.