Imagen: Pixabay
Zara da una razón más para adorar la marca: acaba de lanzar su primera colección sostenible bajo el sugerente lema de únete a la vida, Join life. Una buena estrategia de marketing y branding, no cabría esperar otra cosa de este gigante de moda; lo verde es fashion y todo lo que suene a sostenible y ecológico parece que vende más y refuerza la imagen pública de empresa concienciada con el medio ambiente y otras causas filantrópicas. Pero, ¿hay algo más aparte de un buen eslogan? no olvidemos que el fin de toda empresa es ganar dinero...

La cara

Las piezas de la línea están hechas con materiales como algodón orgánico, lana reciclada, y Tencel, que reducen el impacto medioambiental. El proceso de cultivo de algodón orgánico consume 90% menos de agua que el algodón convención". Y el Tencel es una fibra de madera extraída de bosques gestionados de forma sostenible, garantizando su reforestación. Además de utilizar materiales respetuosos con el medio ambiente, incluso el diseño de la ropa está inspirada por la madre naturaleza: la colección es "una fusión de estilo masculino y femenino que define siluetas limpias en una paleta de colores inspirada en tonos minerales.

Aparentemente, y hablando ya de todo el grupo textil, según su la información de su web, el compromiso de Inditex con sus clientes está presente en todo el modelo de negocio del grupo, en todas las áreas de trabajo y, especialmente, en los productos que comercializa, que cumplen los estándares de salud y seguridad más exigentes. Más de 1.500 profesionales estudian y supervisan todas las etapas de creación de las prendas, desde el diseño hasta el empaquetado. El resultado es un artículo de moda, seguro, saludable y respetuoso con el medioambiente que, si le queda bien al cliente, estamos seguros de que, además, le va a sentar bien.

Inditex pone en el mercado más de mil millones de prendas al año y todas ellas han sido fabricadas bajo los parámetros de los exigentes estándares de salud, seguridad y sostenibilidad medioambiental (Clear to Wear, Safe to Wear y Green to Wear), desarrollados por el Grupo. La estrategia de Inditex para garantizar al cliente artículos responsables incluye acciones preventivas y de supervisión en todas las fases de producción: diseño, elección de las materias primas, sistemas de confección, tintado, estampación y acabado, controles durante la fabricación e innovación permanente en todos los procesos.

Inditex ha sido distinguida como la compañía de retail más sostenible de su sector por el Índice de Sostenibilidad de Dow Jones (Dow Jones Sustainability Index), con un total de 80 puntos sobre 100. El ránking, que elabora la consultora especializada RobecoSam, destaca el "liderazgo" de Inditex por sus prácticas "en materia de derechos humanos en su cadena de suministro", que califica de "pioneras en la industria textil". 

En materia de medio ambiente, el índice destaca la reducción en "el consumo de agua y energía", lo que evidencia "un compromiso especial con la ecoeficiencia". Dow Jones también menciona "el programa Closing the Loop, que ha marcado nuevos retos para la eliminación de desperdicios dentro de su propia actividad en 2020".

Inditex logra un total de 80 puntos de una escala de 100, un resultado muy superior a la media de las empresas del sector, que se sitúa en 36 puntos. En este sentido, Inditex obtiene 97 puntos sobre 100 en materia de medio ambiente. Y un total de 76 puntos en las categorías social y económica, respectivamente.

Parece que la empresa se toma en serio el desarrollo sostenible, o ¿quizás sea una estrategia para mejorar su imagen tras los recientes escándalos humanos y medioambientales de los últimos años?

La cruz


Inditex se ha convertido en todo un referente mundial no solo por sus ganancias, siendo una empresa que genera miles de millones de euros en beneficios, sino además, desagradablemente famosa las denuncias que este grupo tiene, por imitaciones, explotación infantil, esclavitud laboral, la calidad casi general de muchas prendas que es bastante baja, siendo esta una opinión compartida por muchas personas, más los despidos que genera con irregulares acusaciones, a trabajadores/as que durante años han trabajado para esta empresa.

Por otra parte reseñar el escándalo denunciado por la organización internacional Greenpeace sobre la utilización por parte de la empresa, de tintes en las prendas que serían causantes de cáncer o disrupciones hormonales
. Una de las principales conclusiones es que todas las marcas analizadas tenían varios artículos que contenían NPE (Etoxilatos de nonilfenol), que se degradan y producen una sustancia que actúa como disruptor hormonal. Las concentraciones más elevadas, por encima de 1.000 ppm (mg/kg) se encontraron en las prendas de Zara, Levi’s, C&A, Mango, Calvin Klein, Jack & Jones, Metersbonwe y Marks & Spencer (M&S). De hecho, entre las prendas de la marca española Mango se encuentra una camiseta comprada en España que presenta la segunda mayor concentración de NPE de todas las prendas analizadas, superando ampliamente los límites que establece su propia política sobre sustancias químicas.



Imagen: Pixabay
A medida que las energías renovables evolucionan y se desarrolla tecnología eficiente y fiable, empresas y países de todo el mundo están explorando la posibilidad de conectar sus redes de energía entre sí para formar un Súper Red Global. Parece cosa de ciencia ficción pero se está planteando seriamente esta posibilidad, ¿nos acercamos al fin de la era de los combustibles fósiles?

La idea surgió en Japón, a raíz del terremoto de Tohoku de 2011 y el posterior desastre nuclear de Fukushima, que conmocionó a millones de persones, entre ellas a Masayoshi Son, fundador y director del gigante de las Telecomunicaciones e Internet SoftBank Group, y que respaldó la puesta en marcha del Renewable Energy Institute en Tokyo, poco después del desastre, con el fin de ayudar a desarrollar y promover la energía renovable. 

Masayoshi no se quedó ahí, sino que avalado por su Instituto, propuso la creación de una Súper Red Asiática para aprovechar la energía eólica y solar generada en el desierto de Gobi - estimada en el equivalente de miles de reactores nucleares y centrales hidroeléctricas en el norte de China- y otras fuentes de energía renovables, como la energía de las mareas de las costas de Japón.

Obviamente las primeras reacciones fueron denominar el proyecto como de locura e imposible de realizar, por la imposibilidad de abarcar un territorio tan extenso y diverso; además de las complicaciones geopolíticas que acarrearía la puesta en marcha de esta obra de tintes faraónicos (no olvidemos las diferencias de los regímenes de la zona por ejemplo entre China y Japón o las dos Koreas, o Korea del Norte contra el resto del mundo, por citar varios ejemplos). No obstante Masayoshi se tomó la píldora azul y decidió continuar su sueño en Matrix.

Encontró su alma gemela en la Korea Electric Power Company (KEPCO) de propiedad estatal y más recientemente se han unido a la fiesta onírica la State Grid Corporation of China y la compañía de energía rusa PSJC Rosseti. En una conferencia internacional sobre la interconexión global de energía celebrada en Beijing el pasado mes de marzo, las cuatro entidades firmaron un memorando de entendimiento para trabajar juntas hacia la interconexión de las redes eléctricas para formar la Súper Red Asiática.

La idea tomó mayor impulso con el establecimiento en Beijing de la organización sin ánimo de lucro Global Energy Interconnection Development and Cooperation Organization. GEIDCO está dirigida por Liu Zhenya,, ex presidente de la Red Estatal de Energía China. Los miembros incluyen a las cuatro empresas firmantes de la súper red asiática, así como empresas y administraciones públicas, universidades y fabricantes de equipos procedentes de 14 países de la región.

El principal objetivo de GEICO es conectar las redes eléctricas de todo el mundo para satisfacer las necesidades globales de energía mediante la generación de electricidad a partir de energías renovables. Ahí es nada ¿te tomas la píldora roja o la azul?


Imagen: GreenPlanet
El proyecto MeyGen sitúa a la región de las Highlands a la vanguardia en la lucha contra el cambio climático a la vez que contribuye a impulsar la economía de la zona creando puestos de trabajo. No sabemos si se trata del vellocino de oro de las energías renovables pero habrá que seguir de cerca las evoluciones de esta iniciativa. 

La energía mareomotriz es la que se obtiene aprovechando las mareas del océano mediante el uso de un alternador se puede utilizar el sistema para la generación de electricidad, transformando así la energía mareomotriz en energía eléctrica, una forma energética más segura y aprovechable. Es un tipo de energía renovable, en tanto que la fuente de energía primaria no se agota por su explotación, y es limpia ya que en la transformación energética no se producen subproductos contaminantes gaseosos, líquidos o sólidos.

Aprovechar la energía del reino de Poseidón para abastecer a nuestras ciudades podría ser el Santo Grial de las energías limpias. Hasta la puesta en marcha del proyecto Meygen no se han desarrollado proyectos a una escala lo suficientemente rentables y eficientes como para apostar en serio por este maná energético.


El lanzamiento de la primera planta de energía mareomotriz a gran escala del mundo en Escocia es señalado por los expoertos como un momento significativo y punto de inflexión para el sector de la energía renovable.

Se han diseñado 4 turbinas para la fase inicial del proyecto, de unos 15 metros de altura, con palas de 16 metros de diámetro y un peso de casi 200 toneladas que se ubicarán en las aguas del norte costa de Escocia entre Caithness y Orkney. Cada turbina tendrá una capacidad de 1,5 megavatios (MW).

El proyecto, que ha recibido 23 millones de libras de financiación del gobierno escocés contará en su fase final con 269 turbinas, con una capacidad total de 398MW, lo cual es suficiente para surtir de electricidad a 175.000 hogares, quien sabe si en unas décadas se podrá abastecer a metrópolis como Londres o Nueva York con este tipo de sistemas, el tiempo lo dirá.



+ info : Meygen / The Guardian


Cerca del 15 % de la superficie de la Tierra y el 12% de sus aguas territoriales están declaradas parques nacionales y o tienen alguna figura de protección . 

Las zonas marinas protegidas se han cuadruplicado en la última década . 

Ocho de cada 10 áreas clave de biodiversidad en todo el mundo carecen de una figura de protección adecuada.


Con un 14,7 por ciento de las tierras del planeta y el 12 por ciento de sus aguas territoriales bajo la protección, el mundo está en camino de cumplir un objetivo importante de conservación global de acuerdo con el Medio Ambiente de las Naciones Unidas y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Pero en el informe Protected Planet de la ONU y la UICN, presentado en el Congreso Mundial de la Naturaleza en Hawai, se concluye que áreas importantes de biodiversidad están siendo dejadas de lado; especies y hábitats clave están insuficientemente representados por lo que se está limitando la efectividad y calidad de las áreas protegidas a nivel global.

Según el informe actualmente hay 202,467 áreas protegidas, que cubren casi 20 millones de kilómetros cuadrados o el 14,7 por ciento de la superficie de la Tierra, con excepción de la Antártida. 

Los países de América Latina y el Caribe son los que más zonas protegen, con casi 5 millones de kilómetros cuadrados. Alrededor de la mitad se encuentra en Brasil, que cuenta con el mayor sistema de terreno protegido del mundo con 2,47 millones de kilómetros cuadrados. En el extremo opuesto está Oriente Medio, que tiene el índice más bajo de protección de tierras, con alrededor del 3 por ciento, que equivale a alrededor de 119.000 kilometros cuadrados.

La última década ha visto un notable progreso en la protección de los mares y océanos. El tamaño de las áreas marinas protegidas ha aumentado de poco más de 4 millones de dólares en 2006 a casi 17 millones de kilómetros cuadrados de hoy, que cubre cuatro por ciento de los océanos de la Tierra, un área casi del tamaño de Rusia.



Las áreas de importancia para la biodiversidad

Actualmente, menos del 20 por ciento de las áreas clave de biodiversidad del mundo están completamente bajo alguna figura de protección.

La falta de una gestión eficaz

Menos del 20 por ciento de los países han cumplido con sus compromisos para evaluar la gestión de sus áreas protegidas, que plantea dudas sobre la calidad y la eficacia de las medidas de conservación existentes.

Las áreas protegidas son fundamentales para el desarrollo sostenible

El informe recomienda invertir en áreas protegidas para fortalecer la gestión sostenible de la pesca, el control de las especies invasoras, hacer frente al cambio climático y reducir los incentivos perjudiciales, como las subvenciones, que amenazan la biodiversidad.

La adopción de estas recomendaciones ayudaría a detener la pérdida de biodiversidad, mejorar la seguridad alimentaria y del agua, permitir a las comunidades humanas vulnerables a hacer frente mejor a los desastres naturales y la conservación de los conocimientos tradicionales.


Imagen: Green Planet
Costa Rica se ha convertido en el primer país del mundo en suscribir un Pacto Nacional por el Cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). 

Entre otros fines, el pacto impulsará la mejora en la calidad de vida de la población del país centroamericano mediante el trabajo conjunto de todos los sectores de la sociedad, y promoverá la movilización de recursos disponibles para la consecución de los objetivos, el fortalecimiento de las capacidades institucionales para el desarrollo de políticas, planes, programas y proyectos y la rendición de cuentas a la ciudadanía sobre los avances y las brechas en la implementación de las metas.

Los ODS representan el mayor y más integrado esfuerzo de la humanidad para luchar contra la pobreza y la desigualdad, promover la educación y la salud, proteger el medio ambiente y fomentar la justicia, entre otros temas de desarrollo. Costa Rica fue uno de los 193 países que en 2015 asumieron el compromiso de cumplir los 17 ODS en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Costa Rica es un país con importantes logros en derechos y desarrollo humano. Tiene un sistema democrático consolidado unido a una cobertura casi universal de la seguridad social hacen del país un referente de la zona.

El país se ha consolidado también como el primer país del mundo que se ha propuesto como meta la carbono neutralidad para el 2021. En materia ambiental también ha logrado revertir la deforestación al pasar del 26% de cobertura forestal en 1980 al 52% en 2012.

Costa Rica ha demostrado significativos logros y un fuerte compromiso en su política social, con una creciente inversión pública en educación, salud y programas sociales.

En 2011 Costa Rica registró un gasto social (educación, salud, seguridad y asistencia social, así como vivienda y otros) de un 22.6% del PIB, mientras que el promedio latinoamericano fue de 18.1% y en algunos países como Guatemala (7.9%) y República Dominicana (7.5%) las cifras fueron mucho menores.

Las transferencias en especie (salud y educación) tienen el mayor impacto en la reducción de la desigualdad, al bajarla 22% respecto a los ingresos que reciben las personas del mercado (laborales y no laborales, antes del pago de impuestos y las transferencias monetarias y en especie del Estado).

En el caso de las transferencias monetarias del Estado, estas aumentan significativamente el ingreso de los hogares más pobres (primeros dos deciles).

Asimismo, la clase media ha crecido sistemáticamente en el país, al pasar de 18% en 1992 a cerca de 31% en los siguientes diez años, y a 40% en 2009, convirtiéndose Costa Rica en el cuarto país latinoamericano con mayor porcentaje de clase media.

Imagen: Green Planet

Y México tras los pasos de Costa Rica

El Senado de México creó el Grupo de Trabajo para el Seguimiento Legislativo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) con el propósito de acompañar al Gobierno mexicano en la implementación de la Agenda 2030 y cumplir con sus 169 metas en el país. El grupo de trabajo estará conformado por los presidentes de 17 comisiones del Senado.

Este esfuerzo complementará las acciones que se tomen desde el poder ejecutivo y particularmente facilitará la labor del Consejo de Alto Nivel para el cumplimiento de los ODS.

Las medidas van desde la elaboración de mapeos de políticas existentes y la asignación de responsabilidades a las secretarías de Estado, hasta la identificación de prioridades y áreas de oportunidades de política pública, así como la creación de comisiones para la institucionalización de la aplicación de la Agenda 2030. También se trabaja en la recopilación de datos para monitorear el progreso.

Para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, todos deben participar, es decir, los Gobiernos nacionales y locales, los legisladores, la sociedad civil, las empresas, así como la ciudadanía en general, entre otros. 

El desafío de la implementación de los ODS, no es un tema menor, puesto que la Agenda 2030 reconoce que para que haya un mundo más próspero para todas y todos, es necesario enfrentar retos en materia de paz y justicia, así como de calidad en el acceso a los servicios; en la defensa y garantía de los derechos; en la transversalidad de las políticas públicas; y en temas presupuestales; pero también en cuestiones relativas al medio ambiente y al cambio climático.

Imagen: Green Planet